Propósito para el Año Nuevo? Actúa por el Clima.

‘Porque debajo de todo esto está la verdad que hemos estado evitando: el cambio climático no es un problema que añadir a la lista de cosas por las que preocuparse, al lado de los seguros médicos y los impuestos. Es una llamada para despertar a la civilización. Un mensaje poderoso, hablado en el lenguaje de los incendios, las inundaciones, las sequías y las extinciones, advirtiéndonos que necesitamos un nuevo modelo económico y una nueva forma de compartir este planeta’.
Naomi Klein. Esto lo Cambia Todo; Capitalismo frente al Clima 2015.

Hace unas semanas una de mis mejores amigas me envió un mensaje para contarme algo, era el cumpleaños de su hijo de 5 años y ella estaba planeando la celebración. Había decidido que iba a pedir a los invitados de la fiesta que no llevarán ningún regalo al niño y en lugar de eso ella iba a poner alguna información sobre ACTAYS – la ONG de mi hermana mayor que lucha contra una enfermedad rara llamada Tay-Sachs por culpa de la cual mi sobrina murió hace dos años antes de cumplir 6 – con la intención de inspirar a la gente a donar el dinero que no gastaron en regalos a nuestra causa. Sí, tengo mucha suerte de tener amigas como ella, pero esto también me dio esperanza porque este es exactamente el cambio que necesitamos.

¿Por qué no empezamos por ahí? Cambiando nuestro modo de pensar, nuestros estilos de vida y comportamientos, cambiando Black Fridays por Giving Tuesdays, se trata de adoptar nuevos hábitos y tradiciones, dar a las nuevas generaciones una mejor educación, se trata de un cambio ético urgente en la estructura de nuestras mentes, necesitamos encontrar un nuevo sistema basado en valores distintos al consumismo que sólo maximiza los beneficios de las grandes empresas y destruye el medio ambiente. El consumismo es el director de nuestras sociedades, nos hemos convertido en esclavos de bienes y productos, nos hemos convencido a nosotros mismos de que necesitamos cosas materiales para alcanzar lo que llamamos felicidad o estado del bienestar y esa felicidad, nos guste admitirlo o no, esta completamente basada en cosas materiales. Cosas materiales que podemos obtener a costa de alguien, nuestra riqueza es siempre la pobreza de otros; petróleo, aceite de palma, café, algodón, minerales, cacao, por nombrar algunos. Todos sabemos lo que está sucediendo alrededor del mundo, ¿por qué algo tan obvio no ha sido arreglado todavía? Ciertamente no sólo hablo del medio ambiente, sino del hambre, la esclavitud, la explotación, los conflictos y las guerras, todos estos problemas están más relacionados de lo que queremos admitir.

No estoy aquí tratando de dar una lección moral a nadie, no creo que me haya ganado ese derecho, por supuesto sé que no lo he ganado. Esto es sólo una llamada desesperada a todo el que lea esto para pedirte e intentar convencerte de que te unas a mí en tratar de convertirnos en parte de la solución y dejar de ser parte del problema. Ni el hecho de centrar mi carrera profesional en temas medioambientales, ni apoyar a organizaciones ambientales y de caridad, o el de escribir este blog me absuelven de mi responsabilidad como ciudadana global, esta es mucho más que eso, y la tuya también. Como sociedad en su conjunto, hemos estado evitando la verdad durante décadas y no sólo permitiendo sino ayudando a los gobiernos y las grandes corporaciones a saquear la Tierra de sus recursos naturales. La primera vez que un líder mundial sonó la alarma sobre el cambio climático fue hace ya 51 años en 1965 cuando el presidente Lyndon B. Johnson, después de que los científicos advirtieran a la Casa Blanca sobre sus preocupaciones ambientales, en un mensaje especial al Congreso dijo ‘Nuestra generación ha alterado la composición de la atmósfera a escala mundial mediante materiales radiactivos y un aumento constante del dióxido de carbono a partir de la quema de combustibles fósiles’. ¿Cuánto más vamos a esperar? Tenemos que dejar de mirar hacia otro lado y enfrentarnos la realidad frente a nosotros, lo inevitable no lo hace menos significativo, tenemos que dejar de pensar que no podemos hacer nada al respecto, que la solución para hacer frente al cambio climático no está en nuestras manos, que siempre habrá pobres y guerras, que así es como funciona el mundo, no tiene que ser así. Como Ban Kin Moon – Secretario General de la ONU – dijo hace cosa de un año ’Somos la primera generación que puede acabar con la pobreza y la última generación que puede detener el cambio climático’. Sin embargo, hemos desperdiciado tanto tiempo que ya no podemos hacerlo gradualmente, necesitamos actuar AHORA!

Actualmente somos casi 7.5 mil millones de habitantes en este planeta; 55 mil millones de toneladas de recursos naturales -biomasa, energía fósil, metales y minerales- son extraídos de la Tierra y consumidos por solo unos 3 mil millones de nosotros. Se calcula que al ritmo actual necesitamos 1,7 planetas como éste para suministrar los recursos y adsorber nuestros residuos pero desafortunadamente solo tenemos uno. Más allá, los expertos estiman que si cada ciudadano de este planeta viviera como los habitantes de los países occidentales necesitaríamos hasta 5 planetas. Estamos agotando los ecosistemas naturales hasta el punto de que están perdiendo su biocapacidad – su capacidad de ajustar la producción de materiales biológicos útiles y absorber las emisiones de CO2 – alcanzando umbrales críticos por debajo de los cuales ya no podrán recuperarse. Desde mediados de la década de los 80 el mundo está funcionando en lo que se define como ‘deuda ecológica‘ lo que significa que el consumo de recursos y la descarga de residuos de la humanidad han superado la biocapacidad mundial. Como explicaba el Dr. Mathis Wackernagel, presidente de Global Footprint Network ‘La presión que ejercen los seres humanos sobre los recursos del planeta es como gastar tu salario anual en tres meses antes de que termine el año y utilizar tus ahorros año tras año. Muy pronto te quedas sin ahorros’.

Vivimos en un mundo globalizado y capitalista basado en acuerdos de libre comercio impulsados por las fuerzas del mercado, por la demanda y la oferta. ¿Parece complicado? Tal vez no lo es. Nosotros, los ciudadanos, tenemos más poder que las corporaciones y gobiernos porque somos la verdadera razón por la que ellos están ahí, si no demandamos no puedan vender, si no votamos no pueden decidir. Sólo necesitamos despertar, preocuparnos y trabajar juntos, entender que podemos llevar a cabo este cambio, podemos influir en la formulación de políticas, podemos alterar las fuerzas del mercado, podemos detener los peores efectos del cambio climático y podemos acabar con la pobreza.

Islandia, una nación de sólo 332.529 habitantes, que en 2008 sufrió una de las mayores crisis financieras de la historia mundial debido a la falta de transparencia y corrupción, nos demostró que el poder de los ciudadanos puede conseguir tomar el control sobre sistemas y gobiernos injustos. Muchas iniciativas se tomaron a nivel de movimientos cívicos y gracias a ellas el gobierno renunció, escribieron la primera constitución crowd-sourced del mundo, demandaron a funcionarios del gobierno y encarcelaron a banqueros y en seis años se convirtieron en una de los mejores economias de Europa. En Dinamarca y Alemania los ciudadanos están transformando los mercados de energía en contra de las poderosas compañías de petróleo y gas, las inversiones de los ciudadanos comunes, los agricultores y los servicios públicos han sido clave para hacer la transición a una economía verde en ambos países los cuales están liderando el camino hacia una energía 100% renovable.

Sí, tu poder como ciudadano va más allá de las urnas, tú como individuo puedes marcar la diferencia a todos los niveles desde tu casa, tu ciudad, tu país al resto del mundo. Las acciones y las opciones que eliges en tu vida diaria afectan las vidas de millones incluyéndote a ti y a todas las personas que conoces. A continuación te planteo algunas ideas de lo que puedes hacer para ayudar no sólo a reducir tu huella de carbono y mejorar tu calidad de vida, sino también a hacer de este un mundo mejor y más justo.

1. Manténte informado, comparte y preocúpate. No hay una herramienta más poderosa para abordar el cambio climático que entender los problemas y desafíos que este trae no sólo a ti mismo sino al resto del mundo. ¿Cómo podemos tratar de arreglar algo si no sabemos qué parte está rota? ¿Cómo podemos persuadir a alguien de que se una a nosotros si no tenemos argumentos para convencerlos? Sigue las noticias y sé consciente del mundo en que vives, uno de los problemas centrales en nuestras democracias es que demasiadas personas no se preocupan por la política o la toma de decisiones, vivimos en la era de la tecnología, donde gracias a Internet podemos elegir fuentes independientes y fiables de noticias e información. Como se dicen en inglés ‘sharing is caring’, hablar sobre el cambio climático con tu familia, tus amigos o compañeros de trabajo ayuda, lo hace, y compartir informacion para crear conciencia en tus redes sociales también. No, no vas a salvar el planeta sólo haciendo esto, pero los cambios requieren un proceso educativo y crear conciencia es el primer paso para llevarlos a cabo.

2. Implementa la jerarquía de residuos en tu vida diaria: Eliminar, Reducir, Reutilizar y Reciclar. Aquí tenemos que asumir que esto no significa que nuestra responsabilidad termine reusando y reciclando papel o tal vez algunas botellas de plástico, de hecho el reciclaje debe ser la última solución, la cadena debe comenzar desde el principio; eliminar y reducir. Gracias al consumismo compulsivo en nuestras sociedades hemos entrado en una ‘Crisis Mundial de Residuos‘. Cada año creamos 2.12mil millones de residuos a nivel global, el 99% de las cosas que compramos tienen una vida de 6 meses. Los residuos son nocivos para la salud humana, perjudiciales para el medio ambiente y aún más perjudiciales para los países pobres que injustamente se han convertido en el vertedero de los caprichos de los países ricos. Los países occidentales exportan ilegalmente millones de toneladas de residuos electrónicos anualmente a países africanos como Ghana, contaminando sus tierras, su agua y su aire. Nuestra obsesión incontrolable de tener todo y, por supuesto, siempre tener la última temporada/versión – ropa, cosméticos, tecnologías, juguetes, automóviles – nos ha puesto en esta situación y se estima que la cantidad de residuos generados por los seres humanos a nivel mundial se triplicara en 2100 según Ede Ijjasz-Vásquez, director senior de Prácticas Social, Urbana, Rural y Resiliencia del Banco Mundial. Así que primero, antes de comprar cualquier cosa necesitamos preguntarnos a nosotros mismos; ¿Realmente necesito esto? ¿De dónde viene? ¿Dónde va a terminar? ¡Elimina y reduce tus residuos, únete al movimiento Zero Waste!

3. Vida libre de plástico. El plástico es el material más contaminante que los humanos hemos creado. El plástico está hecho de polímeros tales como el polietileno, el poliestireno, el poliéster o el PVC, derivados de petroquímicos que tardan cientos de años en degradarse; cada pedazo de plástico que se ha producido en el planeta todavía está aquí. Debido a su costo relativamente bajo, facilidad de fabricación, propiedades y multitud de aplicaciones el plástico ha invadido nuestras vidas, nos hemos convertido en plasticholics. Según los datos publicados por el PNUMA, producimos más de 300 millones de toneladas de plástico por año, de los cuales 100 sólo en Europa y Estados Unidos – unos 50 millones de toneladas en cada uno – y 62 en China. Eco-watch publicó recientemente que el 50% de todo este plástico se utiliza sólo una vez y luego se tira. Este plástico termina en vertederos y más de 8 millones de toneladas encuentran su camino hacia los océanos. El plástico arruina nuestras aguas subterráneas, atrae a otros contaminantes como aditivos químicos, envenena nuestra cadena alimenticia, afecta la salud humana y amenaza a la vida silvestre. Hay muchas medidas que podemos adoptar en nuestra vida cotidiana para cambiar esto y la más urgente es rechazar el plástico desechable de un solo uso; artículos como botellas de plástico, vasos, cubiertos, bolsas, globos, pajitas, plástico film, pequeñas cubetas de plástico para máquinas de café modernas. También hay otros que podemos evitar como CD’s y DVD’s, chicles, jabones de lavado y exfoliantes corporales que contienen exfoliantes microperlas -diminutos puntos de plásticos- y muchos más. Por otro lado, una buena manera de reducir los envases y artículos de un solo uso hechos de plástico, papel y cartón u otros materiales de embalaje es llevar tu propia bolsa, botella de agua y envases para comida o productos cuando vayas de compras, comprar productos que usan menos envases o comprando a granel. Si el consumo de materiales de empacado se redujera en solo un 5%, se evitarían más de 600.000 toneladas de emisiones de CO2 a la atmósfera. Haciendo esto no solo estas ayudado al medio ambiente sino también a tu propio bolsillo, todo lo que tienes que hacer es planear tus compras por adelantado.

4. Reduce el desperdicio de alimentos. Aproximadamente un tercio de los alimentos producidos en el mundo para consumo humano – unos 1.300 millones de toneladas – se desperdician cada año de acuerdo a la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), mientras que 795 millones de personas en el mundo, o uno de cada nueve, sufren de desnutrición crónica durante el período 2014-2016. Esta enorme pérdida de recursos utilizados durante todo el proceso de producción podría ser reducida por todos nosotros, haciendo compras más inteligentes y planificando de antemano. En un estudio realizado por el investigador británico Elliot Woolley, que enseña sobre fabricación sostenible en la Universidad de Loughborough, se estima que la gente en los Estados Unidos y otros países desarrollados acaban tirando la mitad de los alimentos que compran. Piensa, ¿cuántas veces tienes que tirar la comida porque se ha puesto en mal estado? Por otro lado, podemos ayudar a eliminar el desperdicio de los supermercados mediante la compra de los productos que tal vez no son perfectos en el exterior, pero su calidad lo es y son rechazados y desperdiciados sólo por razones estéticas, también puedes pedir a los supermercados en tu área que donen los alimentos sin vender a organizaciones benéficas o a bancos de alimentos y puedes participar en iniciativas como comamosjuntos.org.

5. Adopta una dieta vegetariana o vegana. Eliminar el consumo de productos animales tiene tres beneficios irrefutables: estás protegiendo los derechos de los animales, protegiendo el medio ambiente y adquiriendo una dieta más saludable. Los impactos de la ganadería en el medio ambiente son muchos y los números abrumadores están ahí. En un informe titulado ‘La sombra de la Ganadería‘ la FAO declaró que la industria ganadera aporta el 18% de las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero, incluso más que el sector de transporte, con un 14%. Sin embargo, en otro informe posterior del Banco Mundial ‘Ganadería y Cambio Climático’ los expertos afirman que la industria es realmente responsable de un apabullante 51% de las emisiones mundiales de GEI; en este caso sería la actividad más contaminante por encima de la producción de electricidad y calor con un 25%, la industria 21% y el transporte 14% según datos publicados por el IPCC en 2014. De acuerdo al primer informe de la FAO, estas emisiones representan 2,2 mil millones de toneladas de CO2, pero también el 65% de las emisiones mundiales de N2O – un gas 296 veces más potente que el CO2 y que permanece en la atmósfera durante aproximadamente 150 años – y el 35% del total de emisiones antropogénicas de CH4, el cual perdura menos tiempo en la atmósfera pero es unas 100 veces más destructivo que el famoso dióxido de carbono. Pero esto no es todo, la agricultura animal es responsable del 20-33% del consumo de agua dulce en el mundo y el 45% de la ocupación total de la tierra y es la principal causa de extinción de especies, zonas muertas oceánicas, contaminación del agua y destrucción de hábitats. El ganado también tiene consecuencias terribles en un problema tan importante como es la deforestación, las principales causas de la destrucción de los bosques tropicales son el ganado y los cultivos de pienso, 136 millones de acres de bosques tropicales han sido destruidos para su uso en agricultura animal intensiva. Tanto los Estados Unidos como Europa utilizan gran parte de sus tierras en sistemas de ganadería altamente ineficientes, mientras que usan las tierras de cultivo de buena calidad para cultivar piensos de animales en lugar de alimentos humanos. En términos de la industria pesquera, tres cuartas partes de las pesquerías mundiales están explotadas o agotadas, según un informe publicado por National Geographic ‘Impactos de la Pérdida de la Biodiversidad en los Servicios de los Ecosistemas Oceánicos’ a esta tasa de consumo podríamos ver los océanos sin peces en 2048, en el los cientificos estiman que 650.000 ballenas, delfines y focas son asesinados cada año por los buques pesqueros y entre 40-50 millones de tiburones por las redes de pesca. El Servicio de Investigación Económica del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos, estima que la huella de carbono de un vegetariano es aproximadamente dos tercios del promedio y casi la mitad de la de un amante de la carne, persona que come carne casi todos los días. Para un vegano la huella es aproximadamente 60% más baja. Los pescetarianos, personas que comen pescado y productos del mar pero no otra carne, la huella de carbono es similar a la de los vegetarianos, creando un 2,5 % más de las emisiones relacionadas con los alimentos.

diapositiva1Si quieres más razones, hechos o inspiración te recomiendo estos documentales: Earthlings, Food Inc. y COWSPIRACY.

6. Reduce el consumo de carne y pescado. Si no puedes hacer lo anterior por lo menos trata de reducir tu consumo de ambos, especialmente come menos carne roja. La carne roja requiere 28 veces más tierra para ser producida que la carne de cerdo o de pollo, 11 veces más agua y resulta en cinco veces más emisiones de GEI. Como declaró el profesor Tim Benton de la Universidad de Leeds ‘La mayor intervención que las personas podrían hacer para reducir sus huellas de carbono no sería abandonar los coches, sino comer menos carne roja’. Reducir el consumo de carne en frecuencia y cantidad es fundamental para luchar contra el cambio climático, según un reciente artículo de la BBC, un estudio encontró que sólo siguiendo las recomendaciones dietéticas de la Organización Mundial de la Salud (OMS) se podrían reducir las emisiones del Reino Unido en un 17%.

7. Apoya energías renovables y productos energéticamente eficientes. Compra energías renovables para calentar tu agua, tu casa y suministrar electricidad, la mayoría de los proveedores del sector ya ofrecen esta fuente de energía a precios competitivos, si cada vez más personas toman esta opción se conducirá aún más rápido el cambio en el mercado global de energía que necesitamos para terminar con la industria de combustibles fósiles contaminantes y nocivos. Se sensible con el consumo de energía en tu hogar; apaga las luces y todos los equipos eléctricos cuando no estén en uso, evita o reduce el uso de los calentadores o del aire acondicionado, asegúrate de que la casa este bien aislada, compra electrodomésticos eficientes en energía y agua – bombillas, lavadoras, hornos, lavaplatos, etc. Pueden resultar un poco más caros pero te ahorrarán mucho dinero a largo plazo. Recoge el agua que usas y reutilízala, por ejemplo, para lavar tu coche o regar las plantas.

8. Reduce el uso de transporte alimentado por combustibles fósiles. El mundo avanza hacia un transporte libre de combustible fósiles, muchas iniciativas han sido propuestas por países de todo el mundo para cumplir con los compromisos del Acuerdo de París como la electrificación en el sector del transporte utilizando energías renovables y el uso de Biocombustibles. Mientras tanto, también hay opciones que podemos tomar para ayudar en esto, como hacer un uso más inteligente del transporte, tratar de usar menos el coche o compartirlo con amigos o compañeros de trabajo para viajar o ir al trabajo, usar bicicleta o incluso caminar, utilizar el transporte público o comprar un coche o moto eléctricos. Si tienes que viajar largas distancias nacionales el autobús o el tren son siempre la opción menos contaminante en lugar de coches o volar.

9. Practica un consumo responsable y ético. Se trata de comprar productos y servicios evitando aquellos que tienen un impacto negativo en la sociedad o el medio ambiente. Hay muchos recursos en internet donde puedes encontrar guías de compras verdes como ethicalconsumer.org. Mediante la compra de alimentos locales en los negocios locales estas ayudando no sólo la economía local sino también al medio ambiente evitando las largas distancias de transporte del producto y desafiando el poder corporativo. Busca productos con la etiqueta de comercio justo y respetuosos con el medio ambiente que hayan sido producidos de manera sostenible y estén libres de la esclavitud, especialmente del trabajo infantil. Compra productos de tiendas de segunda mano o de ONG´s o marcas con buenas iniciativas como la que tuvo la marca Patagonia recientemente donando el 100% de sus ventas durante el pasado Black Friday a causas medioambientales. Evita las grandes corporaciones y los contaminadores – Alcoa, Dupont, Bayern, Shell, BASF, Monsanto, Exxon Mobile – puedes encontrar una lista de los 100 principales contaminadores del aire desarrollada por la Universidad de Massachusetts en su sitio web. Únete al movimiento People versus Big Poluters (La gente frente a los grandes contaminadores).

10. Evita la moda rápida, compra menos y compra mejor. La moda rápida o fast-fashion es uno de los principales responsables de la esclavitud infantil, el 50% de la moda rápida está hecha de poliéster una tela sintética no degradable de plástico, y no sólo eso, el verdadero problema es el exceso de consumo y la gran cantidad de recursos usados en su producción tales como productos químicos y agua y las condiciones insalubres para los trabajadores durante los procesos de fabricación. 150 mil millones de unidades de ropa se fabrican cada año, la llamada moda rápida y de baja calidad ha creado un ciclo de consumo y descarte, en promedio sólo usamos cada prenda de vestir 7 veces antes de deshacernos de ella.

11. Reduce el consumo de fármacos. Los medicamentos son altamente contaminantes debido a su proceso de fabricación, pero también a los desechos creados por los medicamentos expirados o no consumidos. La contaminación ambiental debido a los productos farmacéuticos está llegando a niveles alarmantes y en aumento, la población mundial continúa aumentando el uso de medicamentos recetados incluso cuando realmente no lo necesitan. Trata de reducir el consumo de estas sustancias o reemplazarlo por plantas medicinales y hierbas en lugar de productos químicos. Desecha los medicamentos caducados o no utilizados en tu farmacia local, no los tires a la basura o por el retrete.

12. Conviértete en un ciudadano activo en tu área local o comunidad. Trabaja como voluntario en temas sociales y ambientales, organiza una limpieza de playa o un día de reforestación, crea conciencia sobre asuntos ambientales como la gestión de desechos, el consumo excesivo o la deforestación, educa a los jóvenes y los niños en el pensamiento verde y las prácticas sostenibles porque ellos son los verdaderos agentes del cambio que tiene que hacerlo sostenible.

13. Presiona a las administraciones locales, regionales y estatales para que adopte medidas en asuntos locales y globales, para mejorar los sistemas de gestión de desechos, para prohibir los artículos de plástico de un solo uso, para deshacerse de los combustibles fósiles e invertir en recursos naturales, para cumplir con el Acuerdo de París e implementar la transición a ciudades sostenibles, para reducir el gasto en defensa o detener el financiamiento de las guerras y los conflictos, para que sepan que estamos aquí, que estamos observando y que no pueden relajarse hasta las próximas elecciones.

14. VOTA responsablemente. Preocúpate sobre política, conoce tus opciones, analiza los programas de las diferentes partidos y vota por políticos y partidos que trabajen para la gente y no para los grandes bancos y corporaciones, que piensan en los ciudadanos y no en los mercados o su propio beneficio. Sé que esto parece un poco desesperanzado después de un año de Brexits y Trumps pero podemos aprender lecciones muy valiosas de los errores cometidos para crear un mejor futuro.

15. Únete y sigue a organizaciones o movimientos locales o globales exigiendo justicia climática o luchando por causas sociales, para estar actualizado, apoyar sus campañas y entender lo que puedes hacer para ayudar. Algunos movimientos globales que yo sigo son Greenpeace, 350.org, Movimiento Global por el Clima, Save the Arctic, FrackOff, Divestfossilfuels, por mencionar sólo algunos. Gracias a la campaña mundial de Greenpeace Save the Arctic que comenzó en 2012, con una petición firmada por más de 3 millones de personas en todo el mundo, hace 3 días Trudeau y Obama declararon al Ártico libre de perforaciones.

16. Protesta. Si, PROTESTA! Siempre pacíficamente, toma las calles para exigir acción porque la manifestaciones ciudadanas han sido la herramienta más poderosa que la historia humana ha tenido para lograr derechos sociales y civiles fundamentales, desde históricas que consiguieron el voto de las personas de color y las mujeres, la independencia de los países del colonialismo como la Marcha de la sal de Gandhi o la Revolución Cantada de los países bálticos, o a la Manifestación de Alexanderplatz que llevó a la caída del muro de Berlín y la reunificación alemana, las Guerras del agua en Cochabamba Bolivia que invirtieron la privatización del sistema de agua, o las manifestaciones actuales en Standing Rock que después de meses han detenido la construcción del oleoducto convirtiéndose en un punto de inflexión ambiental y cultural.

En un mundo donde triunfan los Brexits y los Trumps, donde los países son bombardeados por petróleo y gaseoductos, donde los derechos humanos y de la naturaleza son menos importantes que el dinero, y en el que los bancos y las corporaciones tienen más poder que los gobiernos, el activismo no puede decaer. Ahora más que nunca tenemos que involucrarnos para mejorar nuestras sociedades y salvar el planeta de los peores efectos del cambio climático.

Escribo este post desde Costa Rica, el país que abolió las fuerzas armadas para invertir en educación, protección del medio ambiente y preservación cultural, el país que ya está haciendo la transición a una economía verde funcionando 100% con energías renovables por largos períodos, el país más feliz del mundo de acuerdo a Happyplanetindex.org, donde la huella ecológica de los ciudadanos es menos de la cuarta parte del tamaño de la huella de carbono de los ciudadanos de Estados Unidos o de Europa, el país que nos da esperanza y nos dice que un mundo pacífico y sostenible es posible, es tu decisión si quieres ayudar en la lucha para conseguirlo.

IMG_1351.JPG
Puerto Viejo, Costa Rica.

Pura Vida y Feliz Año Nuevo Verde y Sostenible para todos en todo el mundo!

Advertisements

3 thoughts on “Propósito para el Año Nuevo? Actúa por el Clima.

  1. Muito inspirador, o mais triste de tudo isso é que todos ja escutamos ou temos lido isso em algum lugar, mudar de habitos é necesário, Os intens 10, 12 e 13 são de tamanha importancia e creio que por ai esta como podemos começar uma vida melhor. Nao somente ” fazendo o nosso ” mas cobrando das autoridades , não ter vergonha de dizer a migos que certos habitos são nocivos e insitir que mudem. creio que é pór ai.
    Vou compartilhar na nnossa pagina e no meu blog, ja fazem anos que nao escrevo por nao ter tempo ( vivo na selva).
    Obrigado e siga assim

    Like

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s